Trucos para limpiar oro

 
Zumo de cebolla:
Exprime el zumo de una cebolla y añádele un poco de agua. Déjalo actuar un buen rato y luego frota con un paño suave que no desprenda pelusa. Recuperarás el brillo de tu anillo o cadena de oro.

Amoniaco:
Coloca tus joyas de oro en agua caliente con unas gotas de amoniaco (unas gotas en un litro de agua caliente), deja actuar, escurrir la joya y a continuación sécala con un paño suave.

Pasta de dientes:
Sirve para dar brillo al oro y la plata. Únicamente frota con un cepillo suave la joya a limpiar, deja secar y a continuación saca brillo con un paño.

Detergente:
Utiliza un pequeño cazo y llénalo con un poco de agua con detergente en polvo. Déjalo hervir. Introduce las joyas de oro poco a poco cuando la espuma vaya subiendo, tan sólo durante un minuto, revuelve mientras con un cepillo de dientes suave. Fuera del fuego sigue removiendo un poco más. Espera a que enfríe y, con mucho cuidado, deposita las joyas en otro recipiente para cepillar un poco más y enjuagar las piezas de oro. Utiliza un paño de algodón para secarlas.

Limpiar piezas bañadas en oro:
El tratamiento debe ser más delicado, ya que este baño se aplica en un par de capas, por lo que si utilizamos líquidos muy fuertes podemos acelerar el deterioro del esmalte antes de tiempo. Si la joya está bañada en oro no es recomendable que uses abrasivos como detergentes. Lo mejor es frotar la pieza de oro con un paño suave limpio y seco. También puedes utilizar un poco de algodón mojado en jabón neutro.

1 comentario:


Psicósis, esquizofrenia, trastorno bipolar, fobias... Trastornos de conducta, enfermedades mentales infantiles... Ansiedad, depresión, estrés, autoayuda, autoestima, musicoterápia, técnicas de relajación.
Para cualquier duda, sugerencia o reclamación contacta con nosotros en la dirección de correo electrónico: nuriadr@outlook.com

  © Trucos para todo - Para cualquier duda, sugerencia o reclamación, contacte con nosotros en nuriadr@outlook.com

Volver ARRIBA